“Que yo no lo sabía, quién me lo iba a decir que sólo con tú sonreír inundarías todo mi ser de alegría…”

Así comienzan las letras de esta historia. Todos tenemos una canción (o una tonelada de ellas) que significan mucho para nuestras relaciones: la música como aderezo ideal para entremezclar momentos mágicos con nuestras “personitas”. Este es el caso también de Gabino e Iraya, una pareja de enamorados que literalmente me dijeron “Ya no quiero que pase un día más sin vernos casados”. Qué declaración de amor más bella, pensé. El resto lo cuenta mi cámara…un poquito de brisa veraniega para estos días fríos 😉